lunes, 20 de octubre de 2014

ETERNO SONIDO DE LA SORPRESA

Wayne Shorter acaba de cumplir 81 años. Una edad que para mucha gente representa decadencia, senectud, ocaso. Pero para el maestro no es más que una vuelta de tuerca en el universo de la improvisación, donde todo es nuevo cada vez... La vitalidad de esta leyenda del jazz sin duda se ha visto beneficiada por la alianza del veterano saxofonista con tres superestrellas más jóvenes que han encontrado ese punto de gracias que hace que la música se mueva en planos muy elevados. Me refiero a Danilo Pérez al piano, John Patitucci al contrabajo y Brian Blade a la batería.

El disco que escucharemos hoy es una verdadera joya, y nos demuestra que para el arte no hay edad, ni tiempo ni espacio limitante, sólo la libertad de volar sin red de protección.

Que en todo caso debería ser así también con la vida misma...









No hay comentarios:

Publicar un comentario