jueves, 6 de agosto de 2009

LA MEJOR NOTA SOBRE LUCIO SÁNCHEZ

Les dejo aquí esta entrevista que Andrea León hizo a Lucio Sánchez en su reciente visita a nuestra ciudad. Que la disfruten.

LUCIO SÁNCHEZ, UNA MIRADA AL JAZZ
Texto y foto: Andrea León


De izquierda a derecha: Lucio Sánchez (bajo),
Renato Domínguez (batería) y Alejandro Bustos (Saxofón)

El jazzista Lucio Sánchez cree que tiene un buen ritmo y le gustan las cosas melódicas que expresen algo. Para él es difícil definir su música, pero la que toca en sus conciertos es la suya, “música que hay desde hace mucho tiempo”.

En entrevista con DESPERTAR, el bajista detalló que lo que él trata es hacer su propia propuesta porque tocar estándares es la manera en la que empieza el músico, “yo interpreto, estoy luchando por eso, no es fácil pero sí quiero tocar mi música y para hacerlo tengo que escribir y hacer el arreglo”.

Sobre un jazz mexicano, el músico que visitó la ciudad de Oaxaca para apadrinar el programa radiofónico El Sexto Continente, dijo que “yo estoy tocando mi jazz y espero que sea mexicano”.

Y comentó que en la idea de sonar a algo que identifique a México intentó fusionar el arpa y la jarana, algo que les permitió a los involucrados hacer una gira, sin embargo, el músico detectó que cuando son músicos de otro estilo les cuesta trabajo involucrarse y asumir un compromiso.

Para Lucio Sánchez la labor del músico que se dedica al jazz debe ser permanente, “se tiene que madurar, que vivir, no es sólo tocar el instrumento, sino expresar y seguir aprendiendo”.

Puso de ejemplo, que actualmente está construyendo instrumentos de cerámica, mismos que no logra perfeccionar, pero está en una búsqueda de sonoridades, “es una percusión bonita que tiene un sonido diferente”.

Siempre hay jazz

En opinión del jazzista, en México hubieron increíbles músicos, “uno no tiene que olvidar las raíces ni a todas estas gentes que empezaron un movimiento que no ha parado y continúa ahora con los jóvenes, y va a continuar porque esto ya se dio y no va a acabar”.

Sobre la educación formal del jazz, Lucio Sánchez recordó que antes no había escuela, “aprendías con las gentes que llegaban a tu ciudad, con los videos, casetes y revistas que alguien te regalaba, o con algún disco que un amigo se encontraba en alguna tienda”.

Y comparó que ahora hay diferentes opciones con la tecnología y lo que se puede ver en internet, “yo creo que tenemos ahora una gran cantidad de cosas de las cuales aprender y ahora en Xalapa hay una escuela que se llama Jazzuv, que pertenece a la Universidad Veracruzana”.

De la misma forma, destacó que es importante aprender los inicios de la música, la técnica y el solfeo para después tener un buen desarrollo con el instrumento, pero apuntó que también existieron músicos que no estudiaron nunca en una escuela, y que fueron excelentes.

Hay que escribir

Ante la situación de que muy pocos son los músicos que escriben su biografía o dejan un legado escrito de su música, más allá de las grabaciones, Lucio Sánchez expuso que en ese sentido Antonio Malacara y Alain Derbez hacen un trabajo importante.

Por lo que reconoció que sería bueno que se dejaran publicaciones, porque también es una manera en la que las nuevas generaciones pueden aprender.

Bajo el nombre de “44 piezas de jazz”, Lucio Sánchez publicó un libro que editó la Universidad Veracruzana, además de varios discos, “los músicos nos preocupamos más por la música, descuidamos esas cosas (escribir) que también son importantes”.

Asimismo, enfatizó que, “yo creo que descuidamos estar más en contacto con la gente y escribir biografías o historias, a los músicos no se les da pero hay gente que sí lo hace”.

Finalmente, manifestó que en su vida como interprete le ha ido bien y pudo vivir de la música, “del jazz que también tiene que ver con la personalidad, en un medio en donde hay una cantidad increíble de músicos buenos y malos”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario