viernes, 3 de mayo de 2013

CÓMO BAJARSE DEL JAZZ (Y NO MORIR EN EL INTENTO)


El martes pasado se celebró por primera vez el Dia Internacional del Jazz, una iniciativa de la UNESCO para difundir esta forma de arte contemporánea en todo el mundo. Los festejos abarcaron los cinco continentes y por un día durante el año el jazz ocupó titulares en los diarios, portadas en las revistas y menciones en radio y televisión.

Para los que amamos esta música todos los días son días de jazz. En nuestra cotidianeidad se nos atraviesan a cada rato un sonido, una armonía, una foto, un video. A veces son simplemente alguna frase o un nombre que con su alma cantarina nos trae swing a la vida.

Pero como bien lo dijo un anónimo del siglo XX: "No sólo de jazz vive el Hombre". En el mundo hay otras músicas que poco o nada tienen que ver con el jazz y siguen siendo fascinantes. El deber de todo escucha es mantener los sentidos bien abiertos para dejarse seducir más allá de las etiquetas. Muchas veces ese enamoramiento surge en el más improbable de los escenarios, nos envuelve y nos conquista.

Y si, en la vasta comunidad de músicos, críticos, aficionados y demás fauna jazzera también existe el fundamentalismo; los ayatolas de la síncopa que andan a la casa de todo aquel infiel que ose traicionar al jazz escuchando rock, salsa, cumbia, pop... Se les olvida que, por ejemplo, el corpus de los llamados Standards está formado por canciones de amor escritas para los musicales de Broadway. Canciones que se volvieron el vehículo perfecto para la experimentación y la improvisación, y que conservan su fuerza esencial al día de hoy.

Por ello, arriesgándonos a la lapidación tumultuaria, hoy escucharemos algunas canciones que nos hacen respirar otros aires y escuchar otras voces, porque, como dijo Pedro Guerra -no, no es jazzista- no hay nada mejor que contaminarse y mezclarse con otras sangres para comprender mejor este loco mundo que habitamos...



Y porque a veces, como dijera el gran Charly García, "Quisiera una canción para ese amigo"




Que lo disfruten.


No hay comentarios:

Publicar un comentario